Hoy encontré de nosotros juntos una foto.

Allí vi esa expresión en tu rostro.

Recordé que adoraba esa mirada.

Recordé cuanto te amaba.


Planeamos una vida juntos.

Una boda y más de lo que imaginamos.

Después de decir “acepto” a tu propuesta.

Un “Si, acepto” tuyo en el altar, era todo lo que quería.


Aseguraste jamas lastimarme.

Prometiste protegerme, cuidarme y amarme.

Creí ciegamente de ti cada palabra.

Aseguraba que por mi todo lo dabas.


Hiciste algo inadmisible.

Para mi fue increíble.

Para ti una pequeñez que yo estaba exagerando.

Para mi la razón para dar todo por terminado.


Corrí a casa, quería huir de ti.

Caí de la nube en la que nos puse a ti y a mi.

Jure que cualquier tipo de maltrato

Era más que suficiente para dar todo por terminado.


Tengo presente en mi mente lo bueno y lo malo.

Tengo claro porque todo ente ambos ha terminado.

Pero admito de gratamente he recordado.

Los momentos felices que pase a tu lado.


En ocasiones quiero verte.

Saludarte, abrazarte y desearle suerte.

Pero conozco perfectamente.

Se que un saludo para ti sería imprudente.


Give me five

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: