Me sorprendí al verte llegar,

Desconocía tu existencia y ya estaba ansiosa por verte.

Quede absorta ante la belleza de tu imperfección.


Cuando a mi oído comenzaste a hablar,

Cerré mis ojos para conectarme.

Al oír cada palabra se aceleró mi corazón.


Cuando llego mi turno de susurrar,

Hacia lo posible para concentrarme,

Tu olor y tu cuello robaban mi concentración.


Unos labios que no dejabas de mirar,

El leve roce de tu piel con mi piel.

Fueron el punto de inicio de mi excitación.


Tu olor, tu risa, tus labios, tus suaves caricias,

Se quedaron en mi mente.

Disfrute de  cada sonido que acariciaban tus labios.


Fue una larga pero amena despedida entre comentarios, señas y risas.

Ha sido un placer conocerte,

Y tener contigo esta conexión.


 

Give me five

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: