Entre la ira y la serenidad se encuentra la concentración, y con un poco de bondad, surgirá un poder extraordinario que será digno de admirar.
Una habilidad difícil de desarrollar pero jamas un imposible.
Recientemente me he encontrado en situaciones que están fuera de mi control, situaciones difíciles que me sacaron de mi zona de confort, caracterizadas por ser un recuerdo vivido, un Deja vu de un pasado presente.
Me he visto en medio de el todo, de la nada, cargado de un frustrado pasado con posibilidades de cambio, de evolución.
Gratificante es volver a mi almohada seca, sin rastro alguno de llanto y maquillaje, poder recostarme tranquila y plena durante la noche oscura, recordando, reviviendo cada momento de cambio y superación. Ha sido tan satisfactorio que mi tranquilidad, y yo como un ser frágil y fuerte en el mismo tiempo y espacio, pueda ser mi prioridad en cada una de las actividades que hago y  de las decisiones que tomo.
Gracias, todo esto es por ustedes. Los amo con todo mi ser.
Give me five

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: