26/05/2018

Y dime… ¿Cual es tu ingenia?

De repente, todo es silencio y oscuridad. Tus ojos cerrados sintiendo la energía fluyendo por tu cuerpo. Una voz te dice:

– Hay una luz ahí. ¿la vez? ¡síguela! ¡síguela!
Esta se mueve rápidamente a través del bosque, quiero alcanzarla, quiero tomarla.
¡Ahí esta! esta en un árbol, un árbol inmenso lleno de vida.
– Toma esa luz, una vez en tus manos, ponla en tu pecho, junto a tu corazón. siéntela y grita fuerte eso que eres, lo que necesitas, lo que será tu vida a partir de ahora…
¡¡¡ Tranquilidad !!!
Una vez más todo esta en silencio, todo es tranquilidad y de repente…
– ¿La vez? ¿Vez a esa sombra? ¡Ve por ella!
– ¡Ven! ¡ven! no corras. No te haré daño.
– ¡Espera!
Desapareció entre los arboles como si nunca la hubiese visto. miro a mi alrededor pero no la veo, siento que la necesito…
– ¡Mira! ¡Mira! Ahí esta, tras árbol.
Voy caminado lentamente hacia donde esta esa sombra, mientras mas me acerco más clara es. me recuerda a alguien pero no se quien es.
– Hola. ¿Como te llamas pequeña?
– ¿No me reconoces?
– ¡No! te he visto en alguna parte pero no te recuerdo. ¡lo siento!
– Yo soy tu.
– ¿Yo?
– Si. yo soy tu. ¿no me recuerdas? soy esa dulce niña que reía todo el tiempo, que abrazaba a mamá, que jugaba todo el día a ser una princesa.
– Hace años no te veía. te olvide con el tiempo. perdóname.
Ella, esa pequeña niña me toma de la mano. me calma y yo, me arrodillo para hablar con ella y estar a su altura.
– ¡Oye! ¿porque lloras?
– Lloro porque te había olvidado y porque te necesito conmigo. no me dejes nunca.
– Déjame abrazarte. todo estará bien.
Después de unos minutos ella tomo mi mano y sin decir nada, me llevo con ella a través de un camino hermoso que llegaba a un lago enorme, allí, una gran luz, una luz brillante atraía toda mi atención, después de un tiempo, quise hablarle a pero no la vi. mire bien y se alejaba. deba irse pero sabia que siempre estaría conmigo,
Volví a mirar hacia la luz, era absolutamente hermosa y de repente entra en el lago y poco a poco se hunde en el hasta perderle de vista.
– Mira a tus pies.
Y al mirar…. esta ahí, la luz esta ahí. siguiendo mi instinto la tomo y la coloco contra mi pecho. la siento. la siento en mi corazón.
– Ahora, grita fuerte muy fuerte eso que eres, lo que necesitas, lo que será tu vida a partir de ahora…
¡¡¡Plenitud!!!
Todo es tranquilidad. todo es plenitud.
– Abre tus ojos y di: ¿cuales son tus ingenias?

Tranquilidad y plenitud es mi ingenia…

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: