¡Tememos a nuestras mayores posibilidades!

Solemos temer convertirnos en lo que alcanzamos a entrever en nuestros momentos más perfectos, en las condiciones más perfectas, en tiempos que exigen mucho valor.

Nos regocijamos y hasta nos estremecemos con las posibilidades que vemos en nosotros mismos en esos momentos culminantes y sin embargo, simultáneamente temblamos de debilidad, recelo y miedo ante esas mismas posibilidades.

Give me five

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: