En MI OPINIÓN, es una falta de respeto a nuestro pueblo,, “quien no conoce si historia, está condenado a repetirla”, pero estoy convencida de que la mayoría de los antioqueños la conocemos y más que eso, cargamos el peso de esa gran mancha en nuestra historia, y aún su herencia es visible en nuestra cultura, cómo la “tradicional” alborada… sin embargo, que ajenos busquen en nuestra tierra, los “monumentos a la mafia” y con orgullo lo compartan con el mundo, me llena de indignación! Pero… Qué podemos esperar, sí la televisión colombiana, solo muestra con orgullo narcotráfico, la prostitución, entre otros malos ejemplos de lo que somos y queremos ser, sí al rededor del mundo ven esas historias con vehemencia, sí Netflix promociona las nuevas temporadas de “las muñecas de la mafia”, “sin tetas no hay paraíso”, “el patrón del mal”, “rosario tijeras”, entre otras… El éxito de estas historias, que hoy por hoy, hacen parte de la programación en diferentes canales internacionales, y ni hablar de cada película que menciona nuestro país, cómo símbolo del narcotrafico y el terrorismo como “señor y señora Smith” cuando los protagonistas se conocen en nuestro país…

Lastimosamente, creo que nosotros hemos creado y alimentado ese monstruo, que ahora nos persigue!

 

CONTRAPARTE | Es irónico que cuando me siento indignada por el narcoturismo en nuestra tierra, me emocione ver documentales en History Chanel o National Geographic sobre los Nazis, La segunda guerra mundial, Adolf Hitler, Medio Oriente, el 9/11, entre otros. ¿Acaso no es lo mismo?

Cuantas veces he pensado que quiero viajar a Europa y visitar algunos lugares que han marcado la historia, conocer las tumbas de algunos de los reyes egipcios, entrar a la casa de Ana Frank entre muchas otros lugares que por años me han llenado de intriga con todo la historia, el misterio y los secretos que viene tras ellos.

Quizá, sea solo un morbo inherente al ser humano el que no puede evitar sentir curiosidad por el pasado tormentoso de culturas, personas y lugares, que han dejado una mancha negra en la historia. ¿Es lo que en la religión conocemos como el pecado original?. Aunque la religión es otro tema, me lleva a la siguiente conclusión: es erróneo culpar a los seriados de la Televisión colombiana o Netflix o películas, cuando en nosotros esta ese instinto pervertido y morboso que siente atracción y curiosidad a lo aparentemente oscuro y prohibido.

Give me five

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: