El paisaje de este lugar es absolutamente hermoso. Hay gran variedad en vegetación, el cielo abierto y despejado, con vista panorámica al cañón del chicamocha, es un buen lugar para contemplar el paisaje y respirar el aire puro, mientras te dejas envolver por el viento.

Hay varias atracciones en este lugar, Panache que es la parte turística, donde encontrarás hoteles, y una plazoleta comercial, un camino hacia el mirador, que puedo comparar con el camino al cielo, esta hecho en piedra, cada tanto, te encuentras con una “ducha”, ligeras gotas de agua que te refrescan durante la caminata, fue cómico en un principio, creía que si cruzaba ese baño de agua, quedaría empapada de pies a cabeza, pero no, solo eran unas ligeras gotas que sientes en el rostro, refrescando tu piel del sol que te calienta.

Hay varias atracciones en este lugar, Panache que es la parte turística, donde encontrarás hoteles, y una plazoleta comercial, un camino hacia el mirador, que puedo comparar con el camino al cielo, esta hecho en piedra, cada tanto, te encuentras con una “ducha”, ligeras gotas de agua que te refrescan durante la caminata, fue cómico en un principio, creía que si cruzaba ese baño de agua, quedaría empapada de pies a cabeza, pero no, solo eran unas ligeras gotas que sientes en el rostro, refrescando tu piel del sol que te calienta.

Reí mucho cuando tomaba estas fotografías, me convertí en parte de del monumento, lo cual disfrute muchísimo, y creo son las mejores fotografías del viaje. jajajaja

Tome la mano de un amable señora, que me invitaba a conocer la historia de Santander. Monte una cabra, que al parecer, no pudo conmigo e incluso, sacó su lengua como muestra de tal tortura. Recibí el documento que pasaban unos a otros, pasando de punta apunta, como una cadena humana. Realmente fue divertido.

 

Siguiendo el camino al cielo, me encontré con dos atracciones que llamaron mi atención y me encantaron:

Una, era un columpio enorme, al borde del precipicio, mientras me ponían el casco y las correas, sentí como aumentaba la adrenalina que acelera mi corazón, poco a poco, el columpio se va levantando,  dejando mi cuerpo viendo hacia el piso, y de repente, siento el vacío en el estómago por caída, junto al miedo de caer al vacío que está bajo tus pies, y 5 segundos después, sientes que caes cuando el columpio regresa al lugar donde todo comenzó, cada vez era más intensa la sensación, gritaba, grite las primeras 3 o 4 veces que me balanceaba en el columpio, y cuando perdí el temor, reí como loca, una risa nerviosa y contagiosa que solo paró cuando logre bajar de la atracción. fue maravilloso después de bajar, pero mientras estuve arriba, no podía pensar en nada más que ese vacío en el estómago.

La otra atracción que me llamó la atención, fue una cascada artificial, donde se puede hacer “torrentismo”. Baje con por la cascada, apoyando mis pies sobre las rocas, sosteniéndome con una mano de una cuerda atada a una barra en la cima de la cascada, mis tenis se inundaron con el agua, lo que lo hizo muy gracioso, y el agua salpicaba el resto de mi cuerpo a cada salto hacia el piso firme.

 Sin duda alguna, esta visita al Parque Nacional del Chicamocha, fue una experiencia bastante agradable, inolvidable y totalmente recomendable.

Ahora bien, seguí caminando y tome demasiadas fotografías del paisaje, que quedaran en mi álbum de fotos para la posteridad, el ó los cuales compartiré con mis hijos y nietos, con la esperanza de que vivan la vida al máximo, sin dudar por un segundo que lo imposible se puede hacer posible con un poco de paciencia esfuerzo y constancia.

Espero que al leer esto, te animes a conocer este hermoso lugar, y te dejes asombrar con su belleza.

Give me five

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: