09/08/2018

Hace un año


Esa conexión que me obligo a llamarte,

Me sigue alimentando y no dejo de pensarte.

No quiero otra cosa mas que abrazarte.


Viniste a mi cuando menos lo esperaba,

Abrí mis ojos y frente a mi estabas,

Acercarte deseabas pero dos chicas me hablaban.


Las hiciste a un lado para abrazarme,

Algo parecido a un instinto salvaje,

Y yo por poco me derrito en ese instante.


Hablamos tantas veces de temas banales e intelectuales,

El interés del uno por el otro fue incrementando sustancialmente,

Al igual que tu yo sentía un deseo intenso por verte.


Un concierto donde mis rodillas no hacían otra cosa más que temblar,

Mis nervios no me permitían girar para verte y  a todo pulmón cantar,

Me sorprendí gratamente cuando logre verte bailar.


Reí como niña al admirar esos pasos,

Jamas vi algo mas espontaneo,

Lleno de gracia y torpeza en simultaneo.


Tus abrazos me hicieron sentir rodeada de flores,

Esas leves caricias que rozaban mis hombros con timidez,

Estremecían cada centímetro de mi piel.


Quería hacerte feliz y subirte un poco el animo,

Que sintieras un respiro luego de unos días amargos,

Y en ese intento desinteresado nos fuimos acercando.


Poco a poco me conquistabas,

Con flores y chocolates me sorprendías,

Con cada mirada estremecerme tu lograbas.


Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: