Me he comprometido en compartirles lo divertido y lo ridículo.

Pero por favor, no sean duros con su madre, era una niña inexperta  que se encontraba sola en un aeropuerto.

 

Esta historio ocurrió en el viaje a Bucaramanga, Colombia en Diciembre del 2015. Luego de la primera crisis de la depresión, quise ir a visitar a mi tío, y los primos, descansar un poco alejada de mi entorno.

Ahora, jamas monte en avión antes y estaba ansiosa pero sin nervios. Pensaba era algo normal, era fácil isa que era solo seguir indicaciones, es en este momento donde todo sale mal…

 

En casa me pidieron el taxi del aeropuerto, tomaba el primer vuelo de la mañana así que era muy temprano, todos se despedían con temor a dejar a su niña sola pero también con la esperanza de que ese tiempo allí me ayudara.

Camino al Aeropuerto casi me congelo, no se si ya les conté pero yo amo los vestidos, faldas y shorts, casi no uso jeans, y pues… usaba un short y casi pierdo las piernas. Estando allí, pregunte dónde hacer check in (no lo hice ne casa, recuerden… INEXPERTA) era justo frente a mi pero había una fila enorme… después de mil años en la fila, llega mi turno, hago todo lo que se tiene que hacer en check in perooooo… me piden poner mi maleta en una superficie al lado del punto de atención, así que la subí (con mucho esfuerzo porque lleve una maleta grande, de viaje largo y metí casi todo mi closet ahí), ella le coloca esta pegatina con mis datos y me dice que puedo continuar, y yo… no deje ahí la maleta para que ella la pusiera en la banda sino que la baje y salí con ella hacia la los filtros de seguridad, donde todos tenían su maleta de mano y yo un morral de 1000 Kg. y una maleta de 5000 kg., me sentía rara pero me deje llevar, casi no la logro poner en la banda de Rayos X por el peso y ademas que casi no pasa por esa cabina… que vergüenza.

Pase el filtro y bueno, tome mis cosa y camine hacia la sala, me senté y comencé a ver a mi alrededor los equipajes de mano, y comencé a analizar lo que había pasado y me di cuenta que debí dejarla en inicio para que la pusieran en bodega (yo le entendí a ella que todo estaba listo y como se dio vuelta, pensé que no se dejaba allí que debía tomarla). Me sentí apenada y no sabia que hacer, luego vi que llego la señorita que da ingreso al avión, (Faltaban 15 minutos para despegar), fui con ella y le dije tenia un problema que si podía ayudarme, ella amablemente acepto y bueno, le mostré la maleta, se asombro porque me dejaran pasar con esa maleta y me pregunto porque estaba allí y bueno, ya les conté esa parte de la historia.

Ella llama a bodega y ya habían cargado el avión pero ella les explico para que pudieran ingresarla. Cuando le dieron visto bueno, la intento levantar pero no lo logro, recuerden que solo me falto ponerle piedras adentro, así que llamo de nuevo y pidió que alguien subiera allí por ella. Después de toda esa tortura, ella me dice que en un instante la recogen y que ya puedo seguir tranquila.

 

Nos dan ingreso al avión, me siento en mi lugar y como recién comenzaba a usar una medicina de control mi cuerpo aun no la asimilaba bien, pues… me sentí con nauseas casi todo el día desde el momento del despegue, en serio que estuve a punto de vomitar. Es gracioso, jamas me he mareado en los viajes largos que hacia con los abuelos, y me mareo allí… no quise contarlo porque se burlarían en casa, me excuse en la medicina diciendo no me caía bien (lo que días después termino siendo verdad, cuando en control vieron que en dos meses había silbido 10 kilos, así que tuvieron que cambiármela), solo después de un tiempo de estar de nuevo en casa, les conté de mi experiencia a los abuelos y casi no lo superan, como yo jajajaja.

Give me five

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: