26/06/2018

Venecia, Antioquia | Septiembre 2017

Por donde iniciar…

Lo primero que debo decir es que no hay muchos registros fotográficos porque estaba preocupada por llegar viva a la cima de la montaña. jajajaja

Ahora, ¿recuerdas a esa “mejor amiga” de la que antes hable? para entonces se decidió ir con migo a ese treakking, aunque era nivel 5 ella quiso intentar aun si no hace nada de ejercicio pero bueno… nos fuimos!!!

Llegamos a Venecia y no imaginas la belleza de ese pueblo Antioqueño, entramos a desayunar en una cafetería en el parque a un lado de la Iglesia y ¡wow! que delicia, delos mejores buñuelos que he probado. Luego de desayunar el grupo con el que nos hicimos, pasamos a ver la Iglesia y tomarle algunas fotos a ella y el parque y claro, no podía faltar la fotografía del grupo o la selfie. Esperamos a todos los demás que terminaran de desayunar para continuar el viaje, ahí es cuando llegamos a la base de el Cerro Tusa, una pirámide natural única en el mundo de unos 1.850 metros cobre el nivel del mar.

El solo estar en la base te pone a temblar de pies a cabeza, pero también se siente una especie de  tensión altamente excitante en el sentido de que llegaras tan alto que podrás ver el mundo desde esa altura, es adrenalina pura.

Iniciamos el recorrido, aunque suelo ir puntiando, debo decir que me sentía algo agotada, el aire se vuelve denso, si es que cabe la palabra; era muy inclinado y aun no llegábamos al punto de inició. Poco a poco, paso a paso nos acercábamos al inicio de la montaña, comenzaba con un especie de sendero donde tenia la montaña de un lado y al otro una vegetación que te tapaba por completo, era un poco inclinada y a cada paso veías entre las ramas, el pueblo como casas de juguete, y yo solo pensaba en la posibilidad de resbalarse y caer por el vació, esas ramas eran altas pero tan débiles que en caso de caer se doblarían, como el cuero de que esta hecho un cinturón.

Seguíamos subiendo, cada vez mas inclinado el camino al cielo y de repente, nos encontrábamos en medio de una trocha, un camino de barro y piedras donde lado a lado solo era vegetación. Era muy complicado caminar por allí y aunque tenia guantes de agarre y mis botas de treakking el barro se convertía en parte de ellas. Un camino complejo lleno de trampas que mirar atrás, veías el precipicio, hacia los lados, la vegetación espesa en una pequeña parte del camino, pues al estar mas arriba solo veías el precipicio a cada lado, y en frente, tenias una pared de barro, debíamos subir de rodillas y ayudándonos con las manos, a mi me servia enterrar los dedos en la tierra y apalancarme con mis brazos para subir.

Una de las mejores cosas al subir, era la posibilidad de estar en silencio y solo escuchar eso, las aves, el viento, las piedras que se movían con cada pisada, eso me hizo sentir viva aunque estuviera al borde de la muerte.  jajajaja

Cuando pensé que todo mejoraría en frente literalmente era una pared, debíamos subir por un lazo que solo estaba amarrado a un árbol y nada más, moría de miedo, pero debía hacerlo así que intente, se me hizo difícil pero logre subir, cuando llegue ahí colo pensaba en como bajaríamos esa parte del camino.

Quizá medio kilómetro hacia adelante, encontramos otro tramo muy similar, más inclinado pero más corto. Y bueno, llego el punto donde veía al frente y a atrás y nadie cerca, no veía a nadie, es como estar sola en el mundo pero me sentía bien, fue una rara sensación.

Estaba a punto de morir, daba un paso por minuto y lloraba cada centímetro que lograba subir, estar agarrada de la tierra con mis brazos era mi único seguro de vida, solo pensar en llegar a la cima me hacia mover hacia delante hasta que alguien grita “vamos, tú puedes”.

Cuando vi al frente estaba a 10 metros de la cima, muchas habían llegado y no se si fue emoción o nervios o que pero me paralice, mis rodillas y manos comenzaron a temblar, comencé a llorar y no logre moverme más, el guía bajo a ayudarme y yo le pedía no me ayudara porque quería llegar sola y estaba tan cerca pero no acepto mi petición, subimos y me tire al suelo como si fuese lo ultimo que vería en mi vida. Luego de unos minutos y un par de botellas de agua, pregunte por mi amiga que nadie la había visto y cada vez llegaban más menos ella, y de repente veo su maleta que la traía uno de los guías en a espalda y en sus manos, las nalgas de ella, la empujo todo el camino y como mencione antes, se debía subir de rodillas así que no tenia de donde mas empujarla. jajajajaja

Yo estaba tan cansada que no pude comer nada, tomar fotos, admire la vista pero no tome las fotos del paisaje que yo esperaba tener, ella menos, se acostó y no podía ni hablar y en tanto ella se acuesta comenzamos a bajar, en esas, vi a una chica de shorts de jean donde mostraba la mitad de su cola, medias de malla un crop top, converse y maquillada, y se retocaba el maquillaje antes de bajar y yo solo pensé, estaba loca por hacer eso en un treakking nivel 5, luego supe que el novio la invito a Venecia y no le dijo de ese pequeño detalle y bueno, no tenia nada más que usa, no paraba de reír mientras ella contaba esa historia.

Hablamos cuando estábamos en la base porque durante el descenso de la montaña la concentración era en la posible caída, es mas peligroso bajar que subir esta montaña pero bueno. Terminamos vivas, y feliz de haber llegado donde muchos no han podido, donde pocos se arriesgan y unos cuantos no desisten en medio del camino.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: