Volar en parapente: una experiencia increíble!

Varios años atrás, quise comenzar a hacer cosas que pudiese contarle a mis hijos y mis nietos. Por esta razón, seleccione algunas cosas de

Mi lista de 100 cosas por hacer, como tener mi título profesional, o comenzar a estudiar un MBA, fueron pocas las cosas divertidas que había logrado hacer, y es así como decidí volar en parapente.

En un viaje que hice a Bucaramanga, Colombia en Diciembre del 2015, encontré el momento para poder volar y ver el mundo desde otro ángulo.

En un inicio estaba muy emocionada, por esto, pero cuando me llaman para pasar a ponerme todos los implementos de seguridad, comencé a sentir algo de miedo y mucha ansiedad, ya quería saber que se sentía, pero el miedo al vacío que podría sentir al momento de levantarme por el aire, me hacía poner el corazón a mil.

Llegó el momento de correr hacia el final de la colina, y fue el  momento más increíble de toda esa experiencia.

Alejándonos hacia el horizonte, podía ver a lo lejos la ciudad, y hacia el otro lado, veía lo hermoso del paisaje, era absolutamente fascinante, logre ver una cascada, caer desde lo alto, rozando a su paso una pared de rocas, agua clara como manantial, pura, que caía a una cama de grandes piedras, rodeada por la vegetación nativa de ese lugar.

En el cielo despejado, podía ver algunos pájaros volando alrededor, lo cual hacía de esta experiencia un momento mágico. Era asombroso.

¡Gritaba!, la emoción era grande, sentir el viento entre mis pies, que hacía se movieran a su ritmo…

No quería volver a tocar el suelo, pero tenía que hacerlo, ya mi tiempo en el cielo había concluido.

Disfrute cada segundo en ese lugar, y espero hacerlo de nuevo, con otro paisaje que apreciar, por ahora solo tengo un buen recuerdo de ese instante.

Tu, que estas leyendo esto, y quieres volar en parapente no lo dudes y solo hazlo.

Give me five

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: